solicitud de autoprohibición en bingos y casinos casino online dinero sin deposito mayte martin casino barcelona eventos casino de barcelona v de vegas madrid casino

Anecdota que no redacción

Juan Serrano Altimiras

 

Yo no estaba muy por la labor de escribir algo, hay que tener en cuenta que yo dejé el colegio en tercero, que los últimos años son los que más huella te dejan, sobre todo en las relaciones con los compañeros y amigos.

Pero tras una conversación, anoche, con Andres Aberasturi, en la que casi me exigió escribir algo, aunque fuera poco,me he decidido, no a una redacción en toda regla, sino a recordar dos anécdotas de mi paso por el colegio, ambas en primero.

Andrés me convenció diciéndome que los Serrano Altimiras, escribíamos muy bien, pero me confunde con mi hermano Luis, menor que yo y que fue compañero suyo en la Escuela de Periodismo. En fin, vamos a probar a ver que sale.

La primera anécdota, fue que cuando el padre Torralba empezó a organizar los equipos para jugar partidos los domingos en el patio, dejó en manos de Aberasturi la capitanía de primero C. Nombró un capitán por clase y a nosotros nos tocó el Aberas.

El capitán tenía que escoger a los mejores jugadores, y lo más importante, poner nombre al equipo.

Las demás clases ya habían escogido nombre, por entonces los clubes más grandes del fútbol eran MADRID, BARCELONA , MILÁN, HONVED, VASAS, BOTAFOGO, BENFICA, etc. Y las otras clases se habían decantado por alguno de estos. Pero cual no sería nuestra sorpresa, cuando viene el padre Torralba y al preguntarle a Andrés por nuestro nombre, le sale la vena vizcaína y contesta que nosotros seríamos –LOS CACHORROS–.

Imaginar la cara del resto de la clase, que no sabíamos quien coño eran esos CACHORROS… Entre la indignación general se nos explicó que eran los juveniles del Atletic de Bilbao. Imaginad el disgusto de todos. No recuerdo el resultado de la competición, pero desde luego no empezó la cosa con buen pié. Con ese nombre no podíamos llegar muy lejos.

La segunda historia es también deportiva, ahora os daréis cuenta de porqué solo estuve hasta tercero, no era un grandísimo estudiante.

Para empezar tengo que decir que mi padre era profesor de nocturnos de I.C.A.I. Y por eso tenía bastante buen trato con los curas. Sucedió también que durante el curso de INFIMA, estuve enfermo desde el uno de marzo, hasta fin de curso, porque sufrí una operación por un tumor con el que había nacido.

Bueno ahora ya estamos en mayo de primero, y el padre Torralba organiza una competición de atletismo que se celebra el mismo día que la exhibición de gimnasia del comandante Villalpando. Alguno se acordará.

En esa competición, yo tenía que correr la carrera de velocidad, representando a primero C,. Pero cosas de la vida, cuando llega el momento, el cura me dice que yo no corro esa prueba, que tengo que salir en la de fondo, que entonces nosotros llamábamos de resistencia. Al menos eso nos enseñó  FERNANDEZ MATINOT.

No me sentó nada bien, porque yo ni tenía fondo, ni me creía capaz de aguantar las 10 vueltas que había que dar al patio de tercero. Pero como eran más las ganas de correr que lo que me había pasado, decidí mentalizarme y salir a correr aunque no era mi prueba.

En esa distancia el mejor y favorito de todos, era GOMEZ DE ARANDA. Al dar la salida, quise imponer un ritmo muy fuerte para acojonar al resto, y algo conseguí. Llegue a sacar media vuelta de ventaja , cuando solo faltaban tres vueltas para el final.

Pero aquí empieza el inicio del relato . En ese momento me agarra del brazo el padre BASELGA, que era el prefecto y creo recordar, tio de Fernando Domínguez Maycas, me saca de la carrera y me dice que estoy muy cansado y que después del problema que yo había tenido años antes, no podía dejarme seguir corriendo.

Por lo que se ve, mi padre le había contado algo años atrás y él decidió actuar por su cuenta.

No sé si hubiera ganado , pero la rabieta no me la quitó nadie.

Años después cuando ya tenía 16 años entrené y fui atleta federado  compitiendo bastante.

Por supuesto, ganó GOMEZ DE ARANDA, y recuerdo que como él no tenía culpa, le felicité.

Como he dicho antes, no estuve mucho tiempo con vosotros, pero siempre guardo un bonito recuerdo de mi paso por los jesuitas.

GRACIAS POR ACORDAROS DE MÍ E INVITARME  A COMPARTIR ESTE DÍA CON TODOS VOSOTROS.

 Juan Serrano Altimiras