La historia del Rolls

El Rolls de Javier Montoto

A petición de Mauro, Charly y Gonzalo os dejo estas fotos del coche que tuvimos en casa durante unos cuantos años.

Se lo compró mi padre en 1954 a Luis Mtnz. Rivas, aficionado a correr en pruebas do coches de época. Era un modelo Phantom II , de 6 cilindros. Había eliminado todo lo que pudiera aumentar el peso del vehículo y no fuera imprescindible para competir ; se arrancaba con sistema de manivela ; no tenía manivelas elevalunas: teníamos que subir y bajar las ventanillas con el coche parado para enganchar un par de bridas que enlazaban por abajo el cristal para introducir los orificios en un macho situado en el interior de cada puerta; apenas tenia relojes de información y un etc…. muy diverso. A los pocos meses se le puso a punto : arranque eléctrico con botón, manivelas elevalunas, marcadores de presión de aceite, de carga de batería, de alternador .

Cada semana los 4 hermanos mayores , junto con el ama que nos dirigía la operación, limpiábamos los cromados con Sidol y dabamos brochazos de aceite de linaza para impermeabilizar la lona del techo y poníamos algo de barniz o limpia-maderas en los listones de las puertas y panel del salpicadero ( imposible negarse .. En verano viajábamos a La Coruña, repletos de equipajes, (los baúles no, esos iban en tren o camión). Si salíamos por la tarde hacíamos noche en La Bañeza , pero si decidían los padres ir de un tirón iniciábamos la marcha a las 6 y media para llegar a comer a Pradorrey («Casa Bardal», km. 353). Por la tarde Piedrafita y sus curvas : mineros y más mineros en bicicleta, con la cara negra la mayoria excepto los que habían ido a casa a comer. La bocina si parar; como tenía membranas, en Lugo las cambiaban porque ya iban quemadas y la «afonía» era evidente.

Aprendimos a controlar la vejiga y otras necesidades con enorme maestría : si adelantabas a bicis, carretas de bueyes y camiones no te podías permitir el lujo de parar así como así y perder la ventaja conseguida en la marcha.

Bueno, en las 3 fotos que os pongo, se nos ve » esmerdando el coche » ( según lenguaje aragonés de La Almunia de doña Godina ; sic. el ama Julia ) en los Picos de Europa y después de la transformación en 1973, que hizo la casa Pueche, y nos no puso de » tiros largos » : alerones recortados y puertas estilo » faetón » de color negro; carrocería ajustada a 1926 de color amarillo, llantas de radios con ruedas más finas, persianas en el radiador etc .. .En esta fase se le quitó el faro «pirata» ( lógico si el coche era inglés ) que llevaba a la derecha del conductor en el exterior y hacía funciones antiniebla ( en la primera foto se puede ver ). En esos años hasta 1977 saliamos a pasearlo algunos domingos por zonas tranquilas de Madrid ( Somosaguas, Majadahonda, El Pardo y a veces hasta Cercedilla)

En este último año de 1977, mi madre, ya viuda desde hacía dos años, lo vendió a carrocerías Pueche. Y no he vuelto a saber más de él.

Como veis el coche fué a más, y la familia … a menos .

Javier Montoto