Alicante : morena con arroz.

La perseverancia siempre será una virtud encomiable. Este evento nace indudablemente de ella. No siempre cualquier propuesta tiene aceptación, seguimiento y, como consecuencia, éxito inmediato. Pero aquí estamos un grupo de la Promo 65 acudiendo a una generosa invitación para comer arroz con morena en Alicante.

Cayetano durante los últimos meses siguió dando impulsos para llevar a cabo esta convocatoria. Se trataba de compensar, de vez en cuando, sus desplazamientos a Madrid devolviendo la pelota hasta su lugar de origen.

Nos preocupaba el tiempo que pudiera hacer; que la lluvia o la temperatura nos fuera desfavorable.. en los días previos surgieron las preguntas sobre el vestuario adecuado para el momento; gabardina, abrigo, cazadora, gorras o sombreros planeaban en el horizonte de nuestro propósito.

Incluso el dia de autos las cosas no estaban claras y cada uno acudió a la estación de Atocha con el atuendo que creyó conveniente. Un denominador común envolvía a todos los asistentes : unas ganas enormes de pasar un día agradable, relajado y con ganas de aprovechar la ocasión para afianzar más nuestra amistad colegial con el ingrediente clásico de actualizar con distintas noticias de nuestros recuerdos del pasado, el transcurso del presente y los planes de futuro que cada una tenga a bien llevar a cabo.

Con la puntualidad habitual el AVE inició su marcha a las nueve treinta horas del jueves 22 de febrero. Seis de nosotros compartimos el mismo vagon con los billetes gestionados por Mauro Herrero a un buen precio merced a la tarjeta dorada de RENFE como beneficio propio de unos “jóvenes con ventajas”. El grupo de viajeros lo formábamos, el propio Mauro, Alberto Nadal, Juan Martin Lucas, Julio Tudela, Fernando Baranda y Javier Montoto. En otro vagón viajaba Santi Blanch, que procedente de Segovia, sacó su billete en diferente momento y tras haber madrugado mucho rendía, ahora, una cabezada en homenaje al merecido descanso.

Juan M.L:, L. Javier M, Julio T

Durante todo el trayecto dimos rienda suelta a la buena costumbre de charlar de todo un poco, más o menos banal, quizá algún detalle profundo, favorecido por la confianza del peso que las experiencias compartidas durante los años escolares ayudaban a tal efecto.

Muy probablemente el resto de los pasajeros echaron de menos tener unos compañeros de viaje silenciosos, metidos en la relación particular con las redes sociales del ordenador personal o del teléfono móvil. Si además se incluye el aderezo de los auriculares la situación sería perfecta para aislarnos de cualquier relación con el personal más próximo. Pero cabe persar que, en el fondo, en algún viajero podíamos despertar cierto grado de envidia dado el ameno contenido que envolvía todas nuestras conversaciones.

Porque las conversaciones transcurrían con una fluida espontaneidad que a todos nos llenaba de confort emocional. “ Qué faena te hicieron en aquél curso ¡ lo sentí mucho porque sé que lo pasaste mal”. Ya comenzabamos, sin ser conscientes de ello, a vivir la empatía, la solidaridad personal con uno u otro compañero. Este es uno de los posos que mejor recordamos de aquellos años. “ cuando murió tu padre nos lo dijeron en la capilla de Areneros y rezamos por él“. Pasan por nuestras palabras esas imágenes en blanco y negro,como casi todo en aquella época, aderezadas con algún tono sepia del momento en que las experimentamos. Era también la uniforme vivencia del despertar al dolor de las ausencias sentidas y a los huecos de vacío y silencio personal. ………….“ Debió ser un “retinoblastoma” lo que tuvo porque en las semanas anteriores se quejó de que no veía bien la pizarra ; luego faltó a clase y no vino más. Qué bien dibujaba “¡

La llegada a Alicante

En la conversación se van desvelando cosas de otra época : la casi inmediatamente posterior a nuestra salida del colegio. Las trayectorias sentimentales, las primeras novias, los grupos de amigos. Son lo que podríamos llamar “los años de niebla” donde se nos difuminaron muchas presencias para luego volver a reaparecer como por encanto o merced a la voluntad necesariamente emocional que nos construye como personas. Quisiéramos, entonces, rescatar un tiempo que se nos ha robado pero, que aún siendo nuestro, comprendemos es imposible recuperar.

Estaban también en el juego vital las inquietudes sociales y políticas. ¡ qué distintas trayectorias partiendo de un fondo común!…. revelamos confidencias de tal o cual compañero que pasados los años ya carecen de trascendencia.Algunas vidas que acabaron mal y ya, ahora, las valoramos con ternura y comprensión. Porque con los años aunque aumentemos nuestra carga de escepticismo no dejamos por ello, de ser más tolerantes y afectivos. Vamos entendiendo mejor aquello de que “ lo efectivo es lo afectivo “. En unos parece que esto aflora mas en su superficie y en otros en ese círculo profundo del jardín íntimo personal. Pero creemos que pervive en nosotros el magma de un cierto espíritu de ilusión por la vida, mezcla de la etapa de la niñez con las experiencias de entrañable afecto que hayamos podido vivir en los años de madurez.

Para mantener vivo el tono de animación Mauro, por encargo de Ana, nos reparte unas “delicatesen” en forma de palmeritas de chocolate y hojaldres en espiral que ha comprado la tarde anterior para todos nosotros. ¡Bendita Ana y benditas el resto de nuestras esposas que han sido capaces de prescindir de nuestra compañía por unas cortas horas. A la salud de todas no dejamos ni los restos de semejante piscolabis : Ana, Rosa, María de la O, Virginia, Merche y Belén. Por supuesto también de Mari Paz a la que recordamos en el sueño del otro vagón.

El paisaje nos va trayendo un cielo más despejado, azulado y sin nubes y, ya por Albacete, Hellín y Almansa disfrutamos de la visión de la naturaleza que comienza a mostrar sus primeras y luminosas imágenes que pueden augurar un día de ambiente espléndido al llegar a nuestro destino.

Poco antes de finalizar el trayecto caemos en la cuenta de que debido a la amena conversacion que hemos tenido Alberto no se ha movido del asiento para tomar su habitual cerveza de media mañana.

En la vida nunca hay que perder la esperanza de hacer cambios en nuestros hábitos.

Nos recibe en el vestíbulo Juan Serrano Altimiras que desde el cercano Alfás del Pi viene a recogernos también con su coche y así completar nuestro traslado hacia el estudio de Caye que nos espera afuera en el aparcamiento. Tras una breve sesión de saludos y abrazos, repartidos en los dos coches nos trasladamos por el paseo del Palmeral y dejando a nuestra derecha el puerto deportivo alcanzamos la playa del Postiguet en la que algunos hemos disfrutado de sus aguas en otros tiempos.

El estudio está en la Albufereta junto a la zona de la Isleta. Hace años tras la venta de unas parcelas Caye invirtió lo conseguido en su compra. Ocupa una amplia superficie en la parte baja de un edificio de varias plantas que muestra sus terrazas a un amplio jardín. Todas las dependencias de la parte baja junto con el jardín forman parte de un conjunto que fué la sede social de un club de ocio y deporte.

Caye en sus posesiones

Una gran zona bien iluminada por amplias cristaleras forma el núcleo principal de la oficina y de los despachos profesionales. Casi todo permanece igual y tal como quedó el día en que Caye cesó en su actividad profesional hace unos cinco años. El detalle curioso de la fecha del taco del calendario de mesa refleja el día mencionado. Pasando a otras dependencias contiguas entramos en la cafetería del antiguo club social que se conserva prácticamente igual que hace años. Barra en forma de ele, encimera de trabajo con la cafetera exprés italiana, pila de fregar, nevera y armaritos para todo el menaje necesario. No podían faltar los consabidos estantes con profusión de botellas de distintas marcas de bebidas.

Saliendo al amplio y despejado jardín nos dirigimos a unas dependencias a las que se accede por el perímetro lateral del mismo. Por una puerta de un garaje pasamos a una nave donde hay una impresionante colección de coches antiguos de distintas épocas. Caye es dueño de cinco de ellos. El resto son de su amigo Vicente, un verdadero artista en la restauración de vehículos. Magníficamente conservados y muchos aptos para funcionar de forma inmediata. Ponemos en marcha un estupendo Jaguar. Entre otros destaca un Triumph TR4 con el número 27 pintado en ambas puertas como vestio de su participación en algunos eventos deportivos. En la zona del taller de restauración un antiguo Talbot, bajo una lona, espera los retoques necesarios para ponerlo presentable.

El Buick de Alcapone

La maquinaria y herramientas que allí se encuentran podrían ser la envidia de muchos sencillos talleres de reparación. Nos llama la atención en una zona apartada un modelo de Buick de los años treinta decorado con impactos de balazos en su carrocería al mejor estilo de las guerras gansteriles.

El Talbot en restauración

Tomamos una “paloma” (anís Tenis,hielo y agua) en la barra de la cafetería; algunos prefieren cerveza alemana Pils Perlenbacher. Para dar solidez a la bebida tomamos un aperitivo que contienen unos pequeños cuencos de loza: en ellos descansan unos taquitos de mojama diversa, “garrofeta” (huevas de bonito) y lomo de bonito picado. El adobo esta formado por aceite de oliva, zanahoria y pepinillo. Al terminar recogemos todo como buenos amitos de casa.

En la mano derecha del jardín junto a una zona de juegos infantiles se sitúan unas habitaciones que hacen la función de cocina para preparar lo necesario para cualquier comida de grupo. Junto a ellas un almacén de herramientas y utensilios de mantenimiento del cuidado del césped, flores y de la diversa variedad de árboles mediterráneos :palmeras, olivos..etc.

La antigua piscina cubierta con cierre de persiana hace ahora la función de aljibe para la eventualidad de una época de escasez de agua.

Saliendo hacia la rampa de los garajes nos espera una última sorpresa ; algo insospechado.

 

Tras una puerta con la necesaria mirilla para vigilar posibles incómodas visitas descubrimos una auténtica discoteca con todos los elementos necesarios: ventanilla con forma de arco para comprar los tickets de acceso, letrero prohibiendo la entrada a menores de dieciséis años y guardarropa.

En el interior una enorme barra, larga, amplia, digna del mejor saloon de peliculas del far-west.

Mesas redondas, bajas con butaquitas y divanes. No le falta nada. En el centro la pista de baile y cerca de ella la zona donde se sitúa la orquesta. Todo el conjunto profusamente iluminado con neón de todos los colores inimaginables.

Salimos a la superficie despues de visitar todas las sorpresas que ninguno pudimos imaginar y nos vamos en coche a la playa de San Juan en donde damos un pequeño paseo y nos hacemos alguna foto. El panorama que se divisa es espléndido: playa, mar, horizonte luminoso hacia el norte donde a lo lejos vemos la silueta de Benidorm. Hacia el interior la silueta de las montañas que protegen la costa manteniendo su humedad.

Bueno y ya nos vamos acercando al motivo del viaje : un arroz con morena.

Caye nos lleva al restaurante Els Bessons en El Campello saliendo de San Juan. Local modesto y muy acogedor. Nos acomodamos al fondo del comedor cerca de un ventanal. Con las consabidas cervezas disfrutamos al inicio de unas huevas de sepia a la plancha y a continuación hígado de rape con un suave sabor marino aderezado con aceite de oliva y un discreto toque de ajo y perejil. Sabores y texturas culinarias acompañadas ya de un tinto de la zona : Enrique Mendoza, de bodegas originarias de Alfás del Pi.

Nos sirven el arroz con morena en paellas de unas seis raciones. Caldoso, con berenjenas y pimientos de dos colores. El pescado cortado en rodajas gruesas es suave de textura. Hay suficiente para tomar más de un plato. El aderezo de los arroces de Els Bessons es un alioli casero,denso y de potente de sabor. No debemos abusar de él porque posiblemente a través de nuestra piel se podrá notar su aroma en los próximos dias. Cuestiones de la fisiología humana. De postre alguna fruta o dulce. Chupitos de licores para facilitar la digestión y café. Despedidas con los dueños en la barra del bar de la entrada. Volveremos con seguridad.

Vamos bien de tiempo para coger el AVE que sale a las 18,30 horas. Pero no debemos demorar la marcha hacia la estación. Con la idea de dar un pequeño paseo aparcamos a diez minutos de ella. Comprobamos el detalle local : en Alicante los rótulos de las calles además del nombre del titular hacen mención a la profesión o motivo de su notoriedad. “ Fulano de tal, inventor de la maquina de…”

A la entrada antes de pasar el control de billetes nos despedimos agradecidos por magnífica acogida y la perfecta organización. El tren va muy lleno. Parece que es una hora muy atractiva para la vuelta a Madrid. Se incorporan a nuestro vagón un grupo de especialistas en Urología que acuden a un congreso internacional que comienza mañana viernes en nuestro destino de regreso.Charlamos con algunos de ellos durante un rato.

Transcurrida la mitad del viaje, Mauro nos comenta dos necrológicas que ha leido a través de la web. La de Amando Sanz Escorial que falleció a los 94 años en la Residencia de Alcalá de Henares. Desconociamos que en los últimos años se integró en los grupos de Renovación Carismátca. Era especialista en dos temas : la posesión diabólica y la sanación. Obtuvo permiso del obispado para realizar exorcismos.

El otro obituario era el de Elena Manso de Zúñiga, madre de nuestro compañero Ramiro de Maeztu, fallecida a los 93 años. “Nellie” era el nombre por el que se la conocía. Fué una mujer innovadora en muchos aspectos. Se conoce bien su papel de traductora de películas, especialmente de las de los Hnos. Marx. Fue bibliotecaria del el Instituto Británico.Fundó la compañía de doblaje de películas Sincronía. También se conoce su inquietud social y con dinero procedente de sus ahorros creó la Asociación Altamira dedicada a levantar casas para los gitanos en un terreno de la zona de Vallecas. Gran ejemplo como persona.

Y burla burlando llegamos a nuestro destino con la ilusión de contar a las dueñas de nuestros pensamientos todas las hazañas del día.

Por descontado animamos a todos los ausentes a esta cita para que se incorporen con su mejor ánimo a los próximos eventos que han de llegar.

Un abrazo

11 de Marzo de 2018,

( con nuestro recuerdo a las familias de los fallecidos en los atentados ocurridos en Madrid en el año 2004 )